Conoce cuál fregador es el apropiado para tu cocina

 

El fregador es uno de los componentes de la cocina que más uso tiene. Por ello, cuando compramos una casa nueva o remodelamos la cocina, queremos que el lugar donde preparamos los alimentos sea funcional. Entonces nos preguntamos qué tipo de opciones tenemos disponibles, y cuáles son nuestras necesidades y preferencias.

Entre las distintas alternativas, debemos tomar en cuenta cuatro características básicas:

  • Tamaño y configuración de la cocina, si es pequeña o grande.

Tipo de material con el que está fabricado el fregador.

Forma del fregador.

Instalación. Cómo se instala y fija el fregador.

Lo primero es centrarnos en el tamaño de la cocina, porque de acuerdo al módulo donde se colocará o instalará el fregador, empezaremos su búsqueda.

Luego elegimos el tipo de material con el que está fabricado el fregador. Los hay de acero inoxidable, cerámica, cuarzo, mármol, granito o sintéticos. En Tandor, ofrecemos fregadores de acero inoxidable que son atractivos, de fácil mantenimiento, de mayor durabilidad, que dan una sensación de limpieza, y son aliados de los platos y la cristalería.

Una vez decidido el material y la medida de acuerdo al tamaño de la cocina, ubicamos el tipo y la forma del fregador de acero inoxidable que necesitamos como familia.

Formas de fregadores

La elección del material y forma del fregador es fundamental, tomando en cuenta la durabilidad y la comodidad. La forma varía dependiendo del espacio disponible y la distribución de la cocina.
Tandor ofrece diferentes tipos, formas y precios, todo depende de nuestras necesidades y gustos. Aquí las diferentes formas:

De tina redonda o cuadrada. Cuando son de una sola tina, por lo general funcionan para una cocina pequeña.

De tina y media tina. La tina funciona para lavar los platos, y la media tina para lavar los alimentos.

De una tina con escurridor de platos.

De dos tinas con escurridor de platos. Ideal para lavar y enjuagar los platos.

De una o dos tinas grandes para lavar ollas o utensilios grandes. Tienen mayor profundidad.

Al final, la elección es nuestra. Además, debemos analizar el tipo de fregador que vamos a instalar de acuerdo al material y al sobre, así como otras funciones adicionales, como el complemento para el tratamiento del agua o el dispensador de jabón. Para ello hay que especificar el número de agujeros en el fregador para instalar el grifo.

Toma en cuenta los tipos de fregadores para su instalación. Podemos decir que existen tres tipos:

El encastrado. Este tipo de fregador se coloca o instala sobre la encimera o sobre de granito u otro material. De diseño y estética uniforme, permite mayor espacio en la cocina, es mucho más fácil su limpieza y evita la acumulación del sucio.

El de esquina. Es aquel fregador fabricado para aprovechar las esquinas; hacen de la cocina un atractivo y permite aprovechar el espacio disponible.

El fregador ‘dual mount’ (para empotrar o submontar). Es aquel que se coloca bajo el sobre o encimera. Permite resaltar el diseño de tu cocina.

Los fregadores también se renuevan con detalles que los hacen más versátiles en la cocina. Hoy día hay un sinnúmero de accesorios, tales como:

Cesto escurridor. Sirve para lavar frutas y verduras, y escurrirlas cómodamente; además encaja en el fregador y se puede guardar después de su uso.

Antideslizante decorativo. Además de decorar, evita que las copas y vasos de cristal se rompan.

Cubeta o contenedor para esponjas. Puede ser de acero inoxidable o plástico.

¿Quieres modernizar y darle estilo a la cocina, donde tu familia se sienta cómoda y feliz? Visítanos en nuestro showroom o contáctanos vía Whatsapp al 6280-6305; nuestros especializados colaboradores están listos para servirte y darte la mejor solución en cuanto a tipos y usos de fregadores se refiere.